Qué son las paradojas y 5 ejemplos famosos

La definición de paradoja que nos da la Real Academia Española es: hecho o expresión aparentemente contrario a la lógica. Dicho de otra forma, una paradoja es un escenario hipotético en donde se plantea una interrogante a la que es muy difícil o casi imposible encontrar una explicación.

Lo llamativo de las paradojas es el hecho que hacen que pienses en una respuesta a tal punto que te llegues a plantear todos sus escenarios posibles e incluso replantear cosas en las que crees o la forma en que las percibes. Es por ello que no es de extrañar que algunos de los ejemplos más conocidos han sido planteados por filósofos, físicos y matemáticos.

También cabe mencionar que estas a menudo se prestan a debate debido a que, al no tener una respuesta absoluta, estas se prestan a la interpretación de cada uno.

En este artículo hemos recopilado solamente 5 de los ejemplos más famosos de paradojas que puedes encontrar en internet. Espero que los disfrutes.

El gato de Scrödinger

Vamos a comenzar con un clásico en el ámbito de las paradojas: el gato de Scrödinger.

Esta paradoja fue planteada por el físico austriaco-irlandés Irwin Scrödinger (de ahí el nombre de esta). La paradoja cosiste en que colocamos a un gato en una caja junto con un recipiente que en su interior contiene un gas altamente venenoso y un pequeño dispositivo con elementos radiactivos. Debido a este dispositivo hay 50% de probabilidad de que el gato muera y, por supuesto, otro 50% de que esté vivo.

Para comprender esta paradoja debemos tener en mente que está enfocado en el área de la mecánica cuántica.

La respuesta, según los principios de la mecánica cuántica, es que el gato está vivo y muerto a la vez; es decir, que se crean dos superposiciones de estados: uno en el que está muerto y otro en el que está vivo. Este estado se rompe una vez que el espectador interrumpe y abre la caja para comprobar el estado del gato.

Paradoja de la fuerza irresistible

Una paradoja de la que seguramente hayas escuchado o tengas una idea es sobre la fuerza irresistible (o imparable). Esta plantea la interrogante: «¿qué pasaría si una fuerza irresistible o imparable choca contra un objeto inamovible?». Esta idea se usa con regularidad en muchas series animadas o películas de ciencia-ficción.

La respuesta, a menudo, puede tener dos posibles respuestas: desde el punto de vista de la lógica y desde el punto de vista de la semántica.

La lógica nos indica que en caso de que exista una fuerza imparable, es imposible que exista un objeto inamovible (o viceversa); es imposible la existencia de ambas cosas en un mismo universo a la vez. Por otro lado, la semántica nos indica que en caso de existir una fuerza imparable, un objeto inamovible no tendría sentido en ese contexto (y viceversa).

Sea como sea, en ambas cosas se está de acuerdo: no pueden existir las dos cosas al mismo tiempo.

La paradoja del viaje en el tiempo

Esta paradoja se atribuye al escritor francés René Barjavel. Esta plantea el hipotético caso de que creas una máquina del tiempo y decides viajar al pasado para matar a tu abuelo antes de que conozca a tu abuela. Seguramente ya sabes de qué va esta paradoja.

En caso de tener éxito, tu abuelo no tendría a tu padre y por ende tú no existirías por lo que, en primer lugar, no serías capaz de crear una máquina del tiempo y viajar al pasado y lógicamente, al no existir no serías capaz de matar a tu abuelo. La razón más lógica es que podría llegar a desencadenarse un bucle que dure por toda la eternidad, aunque también se afirma que una acción como esta podría desencadenar en numerosos problemas relacionados con el tiempo-espacio y hasta la creación de universos paralelos.

Esta es muy común ya que esta paradoja se han recreado en películas, series y libros.

Paradoja sorites o paradoja del montón

Aquí se busca definir el qué definimos como un montón y en qué momento este deja de serlo. Para recrear esta paradoja se pueden utilizar varias cosas, pero el más común es la arena y plantea la pregunta «¿cuántos granos de arena forman un montón?».

Por supuesto, dos granos de arena no forman un montón, pero un millón de granos sí que lo son. Entonces ¿a partir de qué cantidad unos granos de arena se convierte en un montón de arena? Podríamos decir que si n número de granos no forman un montón, entonces tampoco lo serán esa misma cantidad de granos más uno. Así como si n número de granos son un montón, también lo seguirán siendo n-1.

Algunas fuentes atribuyen la paradoja sotires al filósofo griego Eubullides de Mileto, mientras que otras se la atribuyen a Zenón de Elea.

Paradoja de Teseo

La paradoja de Teseo plantea ¿hasta qué punto un objeto deja de ser el mismo? Para dar forma a esta paradoja es muy común tomar de ejemplo un barco al cuál poco a poco se le van cambiando sus piezas por unas nuevas y más resistentes hasta llegar al punto que todas las piezas del barco, hasta el último clavo, han sido cambiadas por nuevas. Entonces ¿ese barco seguiría siendo el mismo barco o sería uno nuevo?

Esta pregunta la podemos complicar más aún suponiendo que guardamos todas las piezas que removimos con anterioridad y las utilizamos para rearmar el barco, entonces se crearía una nueva pregunta ¿cuál de los dos barcos es el original?

Cuéntanos ¿ya conocías estas paradojas?, ¿cuál te pareció la más interesando?

Compartir no cuesta nada...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *