En la historia estamos muy acostumbrados a ver líderes militares hombres. Hoy vamos a salir un poco de lo convencional y enfocarnos en una mujer estratega militar quien guió al ejercito francés en La Guerra de los Cien Años contra Inglaterra, no hablamos de nadie menos que Juana de Arco, así que vamos a comenzar y a mostrarte una corta biografía suya.

Biografía corta de Juana de Arco

Juana de Arco (en francés Jeanne d’Arc) era una campesina francesa que nació el 6 de enero de 1412 en Domrémy-la-Pucelle, una pequeña comunidad en el departamento de los Vosgos, Lorena. Durante este periodo se llevaba a cabo una guerra entre Inglaterra y Francia para determinar quien controlaría las posesiones de los monarcas ingleses desde 1154 en territorios franceses; esta guerra fue llamada «La Guerra de los Cien Años», que en realidad tuvo una duración de 116 años (24 de mayo de 1337 – 19 de octubre de 1453).

Visiones

Desde muy pequeña, Juana de Arco presenciaba visiones de parte de san Miguel, santa Catalina y santa Margarita, quienes le indicaban que debía ser devota y piadosa. No obstante, años más tarde se sintió llamada por Dios en una misión de dirigir el ejército francés, coronar como rey al delfín en Reims y expulsar a los ingleses del país.

Inicio de sus misiones

Juana, con el fin de explicarle la misión que le fue encomendada por parte de Dios al príncipe Carlos, acudió a Chinon, lugar donde se refugiaba el príncipe tras haberse trasladado por la ocupación de los ingleses en Orleans.

El príncipe Carlos, quien aún no era rey, se mostraba escéptico y para probar que era quien decía ser, decidió hacerle una prueba, cuando Juana llegó al castillo, el príncipe se ocultó entre la multitud y puso a alguien más en su lugar para confundir a Juana y ver si ella lograba darse cuenta, cosa que sí hizo, se dio cuenta del engaño y pidió hablar con el rey y lo ubicó entre la multitud.

Victorias y logros

Tras haber convencido al delfín, se le fue otorgado un ejército de 5.000 hombres y, el 8 de mayo de 1429, logró recuperar Orleans, territorio que estaba ocupada por los ingleses, ganándose el título de La Doncella de Orleans (en francés: La Pucelle d’Orléans). Debido a una serie de victorias del ejército comandado por Juana, el delfín fue coronado como Carlos VII de Francia el 17 de julio de 1429.

Captura

En la que se suponía que sería su última batalla, en el asedio de Compiègne, fue capturada el 24 de mayo de 1430 por los borgoñones. Los borgoñones la vendieron al ejército Inglés, quienes la querían por las numerosas derrotas que sufrieron en territorio francés a causa de ella.

Juicio y acusaciones

Fue acusada de herejía y hechicería y juzgada por un tribunal eclesiástico, con el argumento de que las voces que decía escuchar no venían de Dios, sino del demonio. Con esto también pretendían desprestigiar al rey Carlos VII, acusándolo de seguir las órdenes de una bruja.

Muerte

Juana siempre defendía su inocencia. Sin embargo, acabó por retractarse de sus visiones, lo que en primera instancia le permitió salvarse de la pena de muerte y ser sentenciada a cadena perpetua. No obstante, días después reafirmó el valor de sus visiones y las voces que ella escuchaba, siendo condenada a la hoguera, fue ejecutada el 30 de mayo de 1431 en la plaza del mercado viejo de Ruán, a la edad de 19 años.

Icono de heroísmo

Pero la historia no acaba aquí. Tras una espera de 25 años, en 1456, Carlos VII promovió la revisión de su proceso y fue rehabilitada solemnemente por el papa Calixto III. Fue sino hasta siglos después que fue beatificada (en 1909) y canonizada (en 1920), año en que Francia la proclamó su patrona. Considerada una mártir y convertida en el símbolo de la unidad francesa.


Te dejamos el trailer de una película biografía de Juana de Arco.

Compartir no cuesta nada...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *