20 pensamientos de Juan Jacobo Rousseau plasmados en «El Contrato Social»

Juan Jacobo Rousseau nació el 28 de Junio de 1712 en Ginebra, Suiza y falleció el 02 de Julio de 1778 Ermenonville, Francia. Rousseau era un filósofo, escritor, pedagogo y naturalista. Además, es el autor de la famosa obra “El Contrato Social”, obra considerada como la impulsora de la Revolución Francesa, y la base de las sociedades republicanas.

Pero ¿Qué es lo que Rousseau nos plantea en su obra? A continuación te compartimos algunas de sus ideas principales plasmados en su obra «El Contrato Social», y/o frases celebres.

1. Al iniciar el libro encontraras su famosa frase: «El hombre ha nacido libre, y sin embargo, vive en todas partes entre cadenas«.

2. El orden social constituye un derecho sagrado que sirve de base a todos los demás. Sin embargo, este derecho no es un derecho natural, esta fundado sobre convenciones.

3. La principal ley del ser humano es velar por su conservación.

4. Critica los pensamientos de Hobbes, Grocio y Aristóteles, quienes establecen que los hombres no son naturalmente iguales porque unos nacen para la esclavitud y otros para dominar porque tomaban el efecto por la causa, y afirma que la fuerza hizo a los primeros esclavos, pero su cobardía los ha perpetuado.

5. No aprueba la ley del más fuerte porque el más fuerte jamás es suficiente para ser siempre el amo o señor, si no transforma su fuerza en derecho y la obediencia en deber.

6. La fuerza no constituye derecho, y no se está obligado a obedecer sino a los poderes legítimos porque ¿Qué es, pues, un derecho que perece cuando la fuerza cesa? Si es preciso obedecer por la fuerza, no es necesario obedecer por deber, y si la fuerza desaparece, la obligación no existe.

7. Un hombre que se hace esclavo de otro no cede su libertad, la vende por subsistencia, pero un pueblo ¿por qué la venden? si el rey no le proporciona la subsistencia a los súbditos, es más, él rey la obtiene de ellos.

También te podría interesar: 15 características del liberalismo clásico.

8. Un gobierno pasará de ser arbitrario a legítimo cuando, cada generación, el pueblo fuese dueño de admitir o rechazar sus sistemas.

9. No se esta comprometido a nada con aquel a quien no se le tiene derecho de exigirlo todo porque no hay reciprocidad.

10. El contrato social es donde cada uno pone en común su persona y todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general, y cada miembro es considerado como parte indivisible del todo.

11. A fin de que el pacto social no sea una vana fórmula, tácitamente se le otorga al gobernante el compromiso, que por sí solo puede dar fuerza a los otros, de que, cualquiera que rehusé obedecer la voluntad general, será obligado a ello por todo el cuerpo; lo cual no significa otra cosa sino que se le obligará a ser libre.

12. Para que el contrato social sea valido debe haber una transición del estado natural al estado civil. El estado natural establece: nada debo a quienes nada he prometido y no reconozco la propiedad de los otros, sino aquello que le es inútil; y el estado civil establece: todos los derechos están determinados por la ley.

13. La voluntad general únicamente podrá dirigir las fuerzas del Estado de acuerdo con los fines de su institución, que es lo que actualmente denominamos bien común.

14. Así como la naturaleza ha dado al hombre un poder absoluto sobre todos sus miembros, el pacto social da al cuerpo político un poder absoluto sobre todos los suyos. Este poder dado, y que debe ser dirigido por la voluntad general, se le da el nombre de soberanía.

15. La soberanía es inalienable (no se puede ceder), y es indivisible (no se puede dividir), porque la voluntad es general, o no lo es.

16. Rosseau afirma que República es aquella que se rige mediante las leyes. Todo gobierno legítimo es republicano, y las leyes son las condiciones de la asociación civil.

17. El pueblo quiere siempre el bien, pero no siempre lo ve. La voluntad general es siempre recta pero el juicio que la dirige no siempre es ilustrado. Para ser posible la unión del entendimiento y de la voluntad en el cuerpo social se necesita de un legislador.

18. El legislador habrá cumplido su papel cuando uno no sea nada sin todos y cuando todos sean mejor que uno.

19. Un cuerpo político puede medirse de dos maneras: por su extensión territorial y por su numero de habitantes, y la buena institución debe fijar su sistema a lo más apropiado para cada Estado.

20. No hay ninguna ley fundamental que no pueda ser revocada, incluso el mismo pacto social puede serlo, pero solo si los ciudadanos se reuniesen para romperlo. Lo único indestructible es la voluntad general.

Compartir no cuesta nada...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.