Los búhos son unas criaturas muy interesantes y seguramente conozcas algunas cosas sobre estos animales tan peculiares y amados por tantos como por ejemplo su increíble capacidad para girar su cuello y que son animales nocturnos. ¿Te interesa saber más acerca de estas aves? Entonces quédate que en este artículo te presento 20 datos y curiosidades que posiblemente no conocías acerca de los búhos.

1. Se suele catalogar a los búhos en dos categorías principales: aquellos que tienen una cabeza grande, plumas que sobresalen de su cabeza y que parecen orejas y de grandes ojos; y aquellos que tienen una cabeza en forma de corazón y redonda y sus ojos son más pequeños, a estos últimos se les conoce como lechuzas.

2. Se estima que existen más de 250 especies de búhos y lechuzas alrededor del mundo, cada una de ellas con características distintas.

3. Por supuesto, su tamaño varía dependiendo de la especie, aunque cabe resaltar que el búho más pequeño de todos es el búho pigmeo que por lo general mide entre 12 y 14 centímetros, mientras que el más grande es el búho real cuya altura puede variar entre 58 y 71 centímetros de altura.

4. Con respecto a la dieta de estas aves, por lo general los búhos se alimentan de roedores, insectos e incluso aves pequeñas, aunque también hay algunas especies que incluso pueden incluir frutas y plantas en su dieta; tal es el caso del búho elfo que se alimenta de presas pequeñas y plantas.

5. Considerando que el búho real es la especie de búhos más grande del mundo no es de extrañar que su dieta cambie un poco en comparación a la de la mayoría. Esta especie de búho se alimenta de presas más grandes como jabalíes pequeños e incluso águilas.

También te podría interesar: 20 datos y curiosidades sobre las águilas.

6. Como posiblemente ya sepas, los búhos son conocidos por ser cazadores nocturnos. No obstante, existen algunas especies que son diurnas, es decir, cazan durante el día.

7. Por lo general, el color de sus ojos tiene que ver con la hora en la que cazan (aunque hay excepciones). El color de los ojos suele ser marrón oscuro o negro para los que cazan durante la noche, naranja o casi rojo para los que cazan al amanecer y atardecer y amarillo para los diurnos.

8. Rara vez construyen sus propios nidos. En su lugar, prefieren ocupar nidos abandonados de otras aves o anidar en cavidades en árboles dejados por otras aves.

9. Su pico, a pesar de ser muy pequeño, es muy potente. No es de extrañar que sea así ya que gracias a él (y por supuesto, a sus garras) es que puede alimentarse una vez consigue a su presa.

10. Las lechuzas pueden llegar a alimentarse de hasta 6000 roedores cada año, por esta razón en algunas granjas se opta por el uso de estos animales para evitar usar pesticidas y demás agentes tóxicos.

11. Podemos encontrar búhos y lechuzas en casi cualquier parte del mundo. La única región conocida donde no podemos encontrarlos es en la Antártida.

12. Tal vez te impresione saber que los búhos son buenos nadadores. Utilizan sus alas para nadar, pero si bien pueden hacerlo, lo cierto es que no es conveniente ya que mojan sus alas y si permanecen durante mucho tiempo en el agua también corren el riesgo de convertirse en presa de otro animal o simplemente de ahogarse.

13. Los búhos pueden llegar a girar su cuello hasta 270º, esta hazaña es gracias debido a las 14 vértebras que hay en su cuello que tienen orificios que son aproximadamente 10 veces más grandes que las arterias que transportan la sangre a todo el cuerpo.

También te podría interesar: 20 datos y curiosidades sobre los pingüinos.

14. El hecho de que pueda girar su cuello hasta 270º le ayuda muchísimo a tener un rango de visión más amplio ya que es muy difícil para un búho mover sus ojos.

15. El vuelo de un búho es indetectable para muchas especies de animales, e incluso para los seres humanos. Es decir, vuelan en completo silencio para no ser detectados.

16. El búho más grande del que se tiene registro era el búho gigante de Cuba, originario de este país. Su altura superaba fácilmente el metro, llegando a medir hasta 1.1 metro; lo que se desconoce es si este era capaz de volar.

17. De acuerdo a su taxonomía, los búhos están emparentados con los colibríes y los gorriones comunes y no con otras aves grandes como el buitre o las águilas como comúnmente se suele pensar.

18. El búho ha tenido grandes contrastes en cuanto a lo que este significa para varias culturas. Si bien en algunas culturas lo consideran sagrado, en su mayoría se le considera como un símbolo de mal presagio, brujería y demás.

19. Los búhos no son conocidos por ser un ave que emigre en ciertos meses del año, como sí ocurre con buena parte de todas las aves en general. Por el contrario, en su gran mayoría, muchas especies prefieren pertenecer en el mismo lugar durante todo el año, independientemente de la época.

20. Es poco probable que nunca hayas escuchado el sonido que emite un búho, pero ¿sabes cómo se llama? No, no se le llama canto, ni nada parecido. Al sonido que emiten los búhos se le conoce como “ululación”, el cual les ayuda a comunicarse, sobre todo en época de apareamiento.

Compartir no cuesta nada...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.